Descifrar el “código genético”

  • Reconocer el perfil que se necesita para el éxito en la posición.
  • Capacidad gerencial, buen juicio, habilidades interpersonales o, más bien, habilidades ejecutivas… ¿qué atributos se necesitan para tener éxito en una posición específica?
  • La mayoría de las organizaciones analiza la naturaleza central de una posición según las principales áreas de responsabilidad, a partir de lo cual se deduce cuáles son las competencias y los atributos necesarios para cubrirla. En gran parte de los casos, el perfil que se construye refleja la perspectiva del gerente directo y el nivel de conocimientos de los profesionales de RRHH de la organización. Un gerente que tiende a privilegiar un atributo como el buen juicio manifestará su preferencia durante el proceso de búsqueda y selección, aun de manera subconsciente. Sin embargo, la posición puede requerir un conjunto totalmente distinto de atributos.
  • La metodología para “descifrar el código genético” evolucionó debido a la existencia de innumerables situaciones de conflicto organizacional causadas por el tipo de personal que ocupaba una posición central o por una rotación alta respecto de una posición específica. A menudo, tales situaciones plantean el interrogante de si estos fracasos resultan de una definición errónea del puesto de trabajo. El proceso de descifrar el código genético está diseñado para identificar cuáles son los atributos clave y las tendencias de comportamiento que permiten lograr el desempeño satisfactorio en una posición específica. Asimismo, dicho proceso está orientado a desentrañar cuál es la motivación principal que impulsa a quienes revelan desempeño óptimo.

El proceso de descifrar el código genético:

  • Fase A: desempeño óptimo y medio. La organización selecciona diez empleados que considera de desempeño óptimo en su posición, y otros diez que estima menos exitosos o que ya no ocupan la posición.
  • Fase B: entrevistas a fondo. Cada uno de los integrantes de los dos grupos seleccionados es entrevistado de manera exhaustiva por psicólogos con amplia experiencia en la conducción de entrevistas profundas y de evaluaciones de personalidad.
  • Fase C: elaboración del perfil. Los psicólogos que realizan la entrevista debaten con psicólogos idóneos a fin de caracterizar los denominadores comunes de cada grupo.
  • El producto: el código genético. Al final del proceso, se traza un perfil psicológico de quienes exhiben desempeño óptimo, que sirve como ADN o código genético del grupo. Además, se obtienen valiosas indicaciones de las características de quienes manifiestan desempeño insatisfactorio, que permiten validar los resultados del modelo. La capacidad de evaluar con precisión quién será un empleado satisfactorio y quién no para una posición específica otorga a la organización el poder y las ventajas que brinda contar con un proceso de selección bien orientado y eficiente.